5 TIPS PARA SOBREVIVIR AL HOME OFFICE

Trabaja desde casa con AIRA

El coronavirus nos obligó a todos a ingeniar nuevos modelos de trabajo, siendo el principal el Home Office o Teletrabajo. ¿Cómo puedes hacer para trabajar mejor desde casa? ¿Cómo te mantienes productivo y enfocado? ¿Cómo puedes mantener tu trabajo separado de otras facetas de tu vida? Aquí te compartimos algunos tips.

Lo que dicen los expertos

La tecnología y la posibilidad de reducir costos han resultado en que más gente trabaje fuera de la oficina que antes. Ciertas estimaciones muestran que en los Estados Unidos el teletrabajo ha incrementado en un 80% en los últimos años. No es sorpresa que en estos días aumente mucho más, dada la cuarentena mundial a la que estamos a punto de entrar.

Incluso, el home office puede significar en una mejor productividad. Un estudio de la Universidad de Stanford encontró que la productividad de las personas que trabajan desde casa era un 13% mayor que el de sus colegas de oficina. “La gente siente que progresan más trabajando desde casa”, según Steven Kramer, un psicólogo y autor de The Progress Principle. Aquí hay cosas que puedes hacer para hacer home office efectivamente.


1.Mantén un horario regular

"Sin supervisión, incluso el más consciente de nosotros puede bajar el ritmo", dice Ned Hallowell, experto en el tema. Mantener un horario no sólo te da estructura durante el día, sino que también te ayuda a mantenerte motivado. Inicia tu día tal y como lo harías en la oficina. Levántate temprano, vístete y evita distracciones en línea una vez que te sientes a trabajar. No importa si es tu primera vez trabajando desde casa o si lo has hecho por meses o años, tómate unas semanas para determinar el mejor ritmo para tu día. "Crea un horario y mantenlo", dice Kramer. Pero recuerda darte permiso de descansar.


2.Pon límites claros

En casa es muy fácil dejar que tu vida laboral se meta con tu vida personal. "A menos que seas cuidadoso al mantener tus límites, podrías sentir como si estuvieras siempre trabajando y perder tu lugar de descanso", menciona Hallowell. Una manera de poner límites es tener un espacio distinto en tu casa para el trabajo. También puedes asegurarte de que tus seres queridos sepan que estás trabajando desde casa. Esto no sólo te ayuda a concentrarte, sino hace más fácil salir de tu modo trabajo al final del día. Kramer recomienda "Agendar tiempo con tu familia y contigo mismo”.


3.Toma descansos regularmente

Es vital "tomar 'descansos cerebrales' regulares", dice Hallowell. ¿Qué tan seguidos deben de ser? Investigadores de una compañía de redes sociales rastrearon los hábitos de sus empleados más productivos y descubrieron que los mejores trabajadores solían trabajar atentamente por 52 minutos y tomar después un descanso de 17 minutos. Estos descansos no tomaron una forma particular. "Puede ser tan simple como ver a través de la ventana o leer el periódico", para Hallowell, esto es cualquier cosa que le da a tu cerebro la capacidad de recuperarse brevemente. "El cerebro es como cualquier otro músculo. Necesita descansar".


4.Mantente conectado.

El aislamiento prolongado puede llevar a una productividad y motivación debilitada. Si no tienes un trabajo que requiera tiempo cara a cara con otros diariamente, necesitas esforzarte un poco más para mantenerte conectado. Haz un esfuerzo por agendar pausas para café y reuniones con colegas, clientes y otras personas en tu oficina. Mantente involucrado con organizaciones profesionales y usa sitios como LinkedIn para conectarte con personas que hace mucho no ves.


5.Celebra tus logros

Cuando estás trabajando desde casa, mantenerte motivado puede ser difícil, especialmente cuando ciertas distracciones (Facebook, hacer la lavandería u organizar tu closet) salen a flote. Una manera inteligente para mantener tu impulso es reconocer el objetivo de ese día. "Toma un tiempo después del día para atender las cosas que lograste en vez de lo que todavía no", aconseja Kramer. Quizás puedes comenzar un diario para registrarlos.


¡Recuerda!

Tienes que:

  • Armar un horario y apegarte a él.
  • Enfocarte en lo que lograste al final de cada día para mantenerte motivado
  • Crear un espacio dedicado al trabajo y hacerle saber a tu familia que no estás disponible en horario laboral.

Evita:

  • Trabajar todo el día sin descansos. Tu productividad y tu motivación sufrirá.
  • Aislarte. Haz un esfuerzo para conectar con tus colegas y hablar del trabajo.
  • No chequear con tus colegas y jefes. Es importante hacerte visible incluso cuando no estás en la oficina.

¿Qué más recomendarías? ¡Cuéntanos en nuestro LinkedIn!




Fuentes: HBR